Header

 

Aumentan las detenciones de disidentes en Cuba

Arrests of dissidents in Cuba climb
  • FILE

Tres escaladas ha tenido la persecución de la disidencia en Cuba, desde hace 13 años. Las recientes cifras encienden nuevamente las alarmas de las ONG que luchan por la libertad de pensamiento en la isla.

La Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN) señaló que en abril de 2016 había 96 presos políticos, un año después existen 140. Este conteo no incluye las miles de personas que permanecen en las 200 prisiones, campos de trabajo y asentamientos penales, y que han sido recluidas por razones de tinte político.

La visita del ex presidente Barack Obama a La Habana hace dos años y medio no aminoró la persecución a aquellos que difieren del régimen comunista, que ya suma 58 años de imposición. Las ONG esperaban que su llegada y el restablecimiento de relaciones entre Estados Unidos y Cuba, apoyaran en alguna medida la lucha por los derechos humanos, pero esto no ha ocurrido. La apertura ha sido solamente de tipo económica.

La organización aseguró que en abril la dictadura practicó al menos 475 arrestos por motivos políticos, 43 más que el mes anterior, y al menos 11 ataques físicos contra disidentes.

En lo que va de año la CCDHRN, ONG que opera en la clandestinidad, tiene contabilizados 1.867 casos de arrestos por cuestiones políticas en la Isla. Entre estos se incluyen opositores pacíficos a sometidos a la llamada “licencia extra-penal”.

Y aunque ha habido liberaciones, estas no han representado una disminución real en las cifras. Desde finales de 2013 el número aumentó de 102 a 114 en un año. Mientras que 2004 abría con 294 presos políticos y cerraba con 333.

Para el líder de la Comisión, Elizardo Sánchez Santa Cruz, “el gobierno de Cuba sigue estando en el primer lugar, en el Hemisferio Occidental y en la mayor parte del mundo, por el número de personas condenadas por razones políticas”, citado por El Nuevo Herald.

Según el informe, en 2016 se registraron 9,940 detenciones que en la mayoría de los casos fueron temporales. Este es el mayor número desde 2010. En 2017 se reportaron 8,899.

En estos casos, las ONG han hecho énfasis en las agresiones físicas, casos de hostigamiento y actos de repudio que se repitieron durante abril.

Intimidación y espionaje

En este sentido, Sánchez explicó a Diario de Cuba que el gobierno del presidente Raúl Castro ha recrudecido las acciones en contra de los anticomunistas.

“Ahora (la represión) está más extendida en el campo y es más selectiva, con menos ruido. El régimen ha comenzado a dirigir una represión preventiva a través de la amenaza policial y otras tácticas intimidatorias”.

Persecuciones, prohibiciones de salida del país, confiscaciones de bienes personales como celulares, intimidación y espionaje son algunas de las prácticas que lleva a cabo el régimen para silenciar a la disidencia.

Asilo automático y la búsqueda por escapar

El aumento de la represión y de las detenciones en la isla, fue detonante para que Vox, grupo de asesores jurídicos, junto con el Comité Ejecutivo Provincial de Madrid presentara recientemente una solicitud para que las instancias europeas adopten las medidas legislativas oportunas para la aplicación automática del derecho de asilo a los ciudadanos de Cuba, en cualquier Estado miembro de la Unión Europea. También lo solicitaron así para los venezolanos.

Estas solicitudes aún no han tenido respuesta.

El resultado del aumento de la persecución se ve reflejado en el anhelo –persistente aun en la actualidad– de muchos cubanos por escapar de la isla. Solo a Panamá llegaron más de 600 migrantes cubanos en 2016 en el intento de llegar a Estados Unidos.

En enero de este año, el Gobierno de Panamá anunció que no hará ningún tipo de concesiones a los desplazados cubanos, sino que los tratará de la misma manera que al resto de migrantes indocumentados, según el Servicio Nacional de Migración, Javier Carrillo.

Actualmente, 292 cubanos se mantienen en el refugio de Caritas Panamá con incertidumbre acerca de su estatus y de si serán deportados con las autoridades de su país.

Recommended for You