Header

 

Chapo Guzmán enfrenta juicio con posible cadena perpetua

Juicio Chapo Guzman
  • EFE

El pasado martes comenzó en Nueva York, Estados Unidos, el juicio en contra de Joaquín “El Chapo” Guzmán, acusado por narcotráfico además de otros delitos derivados del primero y por lo que fue apresado y trasladado al país norteamericano en enero de 2016, además puesto en condiciones de máxima seguridad tras fugarse en varias oportunidades en México.

Con matices bastantes contrastados en su caso, la Fiscalía acusadora asegura que demostrará que el procesado distribuyó toneladas de droga en Estados Unidos, mientras que la defensa del caso, acusa a Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón, actual y anterior presidentes de México respectivamente, acusó a Calderón y a Peña Nieto de recibir millones de dólares del narcotraficante Ismael "el Mayo" Zambada García, líder del cartel de Sinaloa. Eduardo Sánchez, el portavoz de Peña Nieto, quien está a unas semanas de finalizar su mandato presidencial (2012-2018), señaló en redes sociales que las afirmaciones del abogado del capo son "completamente falsas y
difamatorias". Además, recordó que el actual Ejecutivo "persiguió, capturó y extraditó al criminal Joaquín Guzmán Loera".

Por su parte, Calderón (2006-2012) declaró que "son absolutamente falsas y temerarias las afirmaciones que se dice realizó el abogado de Joaquín 'el Chapo' Guzmán", afirmó Calderón (2006-2012) en su cuenta de una red social.Ni Guzmán "ni el cártel de Sinaloa ni ningún otro realizó pagos a mi persona", insistió.

La acusación se infunda en haber recibido fuertes sumas de dinero como parte de un chantaje de Zambada García, narcotraficante que lleva “40 años de vida delictiva y nunca ha estado en la cárcel”, aseguraron los abogados defensores según recogió Efe.

Por su parte, la Fiscalía asegura tener pruebas de una vida de muchos delitos por parte del acusado, en la que mediante documentos, fotos de cargamentos confiscados, mensajes de texto e incluso un video donde interroga a sus competidores del cartel de Sinaloa y los manda a asesinar, se buscará demostrar que están infundadas las denuncias por narcotráfico, posesión de armas y blanqueo.

Con puntos de distribución establecidos en Chicago, Los Ángeles y Nueva York, Adam Fels, fiscal acusador, aseguró que su mote debería ser “el rápido”, dado que pasó de sólo vender marihuana en 1970 a construir túneles entre la frontera de México y Estados unidos para distribuir la droga, así como negociaciones con carteles colombianos para expandir su alcance, submarinos, barcos, aviones, un ejército para defenderlo y hasta un sistema de mensajes encriptados que logró interceptar el Gobierno de Estados Unidos.

Con una lista de delitos que datan de 1989 hasta 2015, el Chapo será enjuiciado ante testigos de todos los estratos, con amigos, cercanos, enemigos y probablemente familiares, al saberse que incluso con sus propios primos extendió una guerra en la que utilizaba granadas, rifles de asalta y otras armas pesadas que consiguió tras sobornar a distintos funcionarios de seguridad en México.

Ante la situación, la defensa de Guzmán aseguró que el verdadero líder del cartel de Sinaloa es Ismael Zambada García cofundador del grupo junto al acusado y que tras su constante soborno al actual presidente de México y al
anterior, nunca fue encarcelado. Al hablar sobre los testigos, Jefrrey Lichtman, uno de los abogados de Guzmán, indicó que son criminales y por ende su testimonio no debe ser tomado en cuenta.

Ante la acusación de la defensa de Guzmán, la reacción de los mandatarios fue inmediata de esta manera:

*Enrique Peña Nieto por medio de su portavoz Eduardo Sánchez, en twitter*

Felipe Calderón, en twitter 

El propio Lichtman señaló que su cliente  "es un trofeo deseado por mucho tiempo por el Gobierno de EE.UU.” y es por eso que se lleva a cabo este juicio, que comenzó con 5 horas de retraso tras la designación de dos nuevos miembros en el jurado.

Tras el inicio atropellado de este juicio el pasado 5 de noviembre, las posibilidades de enfrentar cadena perpetua siguen siendo altas para “El Chapo”, así como la constancia en las medidas de seguridad y protección
para los miembros del jurado, que de primera mano estaban aterrados ante la posible exposición de su identidad, según información de Efe.

De momento, el acusado seguirá en el ala más segura del Metropolitan Correctional Center en Manhattan donde es mantenido 23 horas en una celda de 18 metros cuadrados con iluminación constante, una pequeña ventana opaca
que no le permite ver el exterior.

No tiene contacto físico con nadie, incluidos sus abogados, esposa e hija de siete y para la sesión de este miércoles le fue prohibido abrazar a su cónyuge, además, no sale al patio debido a su historial de haberse fugado en dos ocasiones de cárceles de máxima seguridad en México, la última de ellas a través de un túnel al que entró desde su celda.

Solo se le permite una hora para ejercitarse y una llamada mensual de 15 minutos a su madre y hermana que es escuchada por las autoridades. También se le ha permitido una Biblia y un diccionario del inglés al español.

Y bajo estas condiciones, seguirá al menos hasta este jueves, cuando el juicio se retome en la corte de Brooklyn en horas de la mañana.

Fuente -Editor / EFE

Recommended for You