Header

 

Desempleo, protestas y paralizaciones producto del shutdown

Unemployment, protests and stoppages product of shutdown
  • EFE

El líder de los republicanos en el Senado, Mitch McConnell, bloqueó en la Cámara Alta las propuestas demócratas de la Cámara Baja para reabrir la Administración, que lleva parcialmente cerrada 20 días. "Lo último que tenemos que hacer ahora es un intercambio sin sentido", afirmó refiriéndose a una votación sobre unos paquetes de leyes que los republicanos ya han avisado que no iban a aprobar.

La mayoría demócrata en la Cámara Baja aprobó la semana pasada dos propuestas legislativas que constan de seis proyectos de ley para financiar todo el año 2019 de cerca del 25 % de la Administración y de uno que otorgaría fondos al Departamento de Seguridad Nacional hasta el 8 de febrero. Estas medidas ampliaban los fondos para cercados fronterizos y otras medidas en 1.300 millones de dólares, lejos de los 5.600 millones pedidos por Trump.

En concreto, la parálisis afecta a agencias de diez departamentos del Ejecutivo, incluyendo Transporte y Justicia; así como a decenas de parques nacionales, que suelen ser una gran atracción turística. El cierre también perjudica a 800.000 de los 2,1 millones de trabajadores federales, que no cobrarán mientras permanezca cerrado el Gobierno y están a expensas de la aprobación de un nuevo presupuesto. 

Una de las consecuencias dadas por el Shutdown la sufre la terminal G del Aeropuerto Internacional de Miami (MIA) operará con horario reducido el sábado, domingo y lunes debido a la escasez de personal de seguridad en el control de escáner como consecuencia del cierre administrativo, informaron  las autoridades aeroportuarias.

Dicha terminal, en la que operan algunos vuelos de compañías como Frontier, United Airlines, Aruba Airlines y Volaris, cerrará a la 1 de la tarde (18.00 GMT) los tres días como medida de "precaución", ante la escasez de personal de la Administración de Seguridad del Transporte (TSA) especializado en manejo del escáner.

Greg Chin, portavoz del MIA, dijo a medios locales que la reducción del horario obligará a reubicar cerca de una decena de vuelos en otras de las seis terminales con que cuenta MIA.

Pocos avances han ocurrido en los últimos 20 días, ya que ni Trump ni los líderes demócratas del Congreso han cedido territorio en las negociaciones y se espera que el cierre administrativo pueda durar varias semanas más en las que unos 51.000 funcionarios de la TSA que se encuentran entre los empleados públicos, trabajan bien sin sueldo o gozan de permiso y van a dejar de percibir sus primeros cheques de pago completos esta semana, indicó el canal Local 10 News de Miami.

Ante la situación, muchos empleados protestaron en varios puntos del país como la Casa Blanca, con declaraciones como "Miles de estadounidenses que trabajan arduamente están siendo excluidos de sus puestos de trabajo por ninguna otra razón que la política del miedo. ¡Vergüenza de Senado! ¡Vergüenza de Casa Blanca!", de Richard Trumka, el presidente de AFL-CIO, la mayor plataforma sindical del país, ante cientos de empleados públicos.

Filadelfia (Pensilvania), Odgen (Utah) o Denver (Colorado), también fueron escenario de esta actividad. Ante esta actividad, se conoció que miles de empleados federales han decidido optar a los subsidios de desempleo, a pesar de que técnicamente sí tienen trabajo.

Más de 4.700 trabajadores públicos se alistaron a las listas de desempleo en la última semana de diciembre, ya con el cierre administrativo, en comparación con los 929 de la semana anterior, según datos del Departamento de Trabajo.

Fuente-EFE/Editor

Recommended for You