Header

 

El "Shutdown" de Estados Unidos: un juego político que afecta a 800.000 trabajadores

US government "Shutdown": a political game that affects 800,000 workers
  • Reuters

“Una pérdida total de tiempo”, así describió el presidente Donald Trump la reunión que sostuvo el día miércoles con los líderes demócratas del Congreso Nancy Pelosi y Chick Schumer.  El encuentro tenía como finalidad culminar el cierre parcial que ha mantenido el gobierno de Estados Unidos desde el pasado mes de diciembre, pero el objetivo no se logró.

"Acabo de salir de una reunión con Chuck y Nancy, una pérdida total de tiempo. Pregunté qué pasará en 30 días si abro las cosas rápidamente, ¿aprobará la seguridad fronteriza que incluye un muro o una barrera de acero? Nancy dijo NO. Dije: Adiós, ¡nada más funciona!", dijo Trump en su cuenta de Twitter.

Por su parte los líderes demócratas en el Congreso criticaron a Trump después de la reunión, “Desafortunadamente, el presidente se levantó y se fue", dijo el líder de la minoría del Senado Chuck Schumer. "Le preguntó a la presidenta (de la Cámara, Nancy) Pelosi, '¿Estarás de acuerdo con mi muro?' Ella dijo que no. Y él se levantó y dijo: "Entonces no tenemos nada que discutir", y simplemente se fue. Una vez más, vimos un berrinche porque no podía salirse con la suya, y simplemente se salió de la reunión", aseguró Schumer.

El martes por la noche, el presidente se dirigió a la nación y habló sobre lo que llamó "la creciente crisis humanitaria y de seguridad" en la frontera sur, una crisis que, según él afirma solo se resolverá construyendo el muro que prometió repetidamente durante su campaña electoral, y dijo que México pagaría, pero por lo que ahora está exigiendo que el Congreso proporcione $ 5.7 mil millones.

"El presidente Trump debe dejar de mantener como rehén al pueblo estadounidense, debe dejar de fabricar una crisis y debe volver a abrir el gobierno", dijo la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, en un discurso inmediatamente después de Trump.

Mientras este juego político continúe en un callejón sin una salida, alrededor de 800.000 trabajadores federales tienen 20 días afrontando las consecuencias y sin recibir su salario correspondiente. Hasta no lograr un acuerdo entre ambas partes, se mantendrá el cierre tanto de los servicios públicos como de las agencias estatales no esenciales y por tanto los que allí laboran no podrán recibir su salario.

Una parte de estos trabajadores se han mantenido trabajando ya que las funciones que desempeñan son consideradas como esenciales, mientras que otros se encuentran de “permiso”. Ninguno cobrará su sueldo durante el “shutdown”.

El último cierre, el primero de la administración de Trump en enero del 2018, duró tres días. El anterior, en octubre del 2013, había sido mucho más largo, de 16 días, pero aún estuvo lejos del récord de 21 días en 1995-1996. El actual cumplió 20 días.

Recommended for You