Header

 

Expresidentes piden mantener la posición del grupo de Lima sobre Maduro

Maduro
  • EFE - Archivo

Presidentes electos de Brasil, Jair Bolsonaro, y de México, Manuel López Obrador reciben por parte de expresidentes de España y América, solicitud de mantener las posiciones adoptadas por el Grupo de Lima sobre Venezuela.

En un pronunciamiento, firmado por 19 ex jefes de Estado y de Gobierno agrupados en la Iniciativa Democrática de España y las Américas (IDEA), recuerdan que Brasil y México pertenecen al Grupo de Lima, foro de países que busca una salida democrática a la crisis que vive Venezuela y el retorno a la democracia.

Los expresidentes "solicitan respetuosamente (a Bolsonaro y López Obrador) ser consecuentes y mantener el cumplimiento de los compromisos adoptados dentro de este (Grupo de Lima) sobre Venezuela", indica el texto de IDEA, difundo este martes en San José y firmado por el exgobernante costarricense y premio nobel de la paz Óscar Arias.

IDEA señala que "el pueblo venezolano, al que ya no representa Maduro Moros, ha sido víctima de éste y su régimen, que han transgredido las más elementales normas universales de humanidad".

El documento a su vez pide a Bolsonaro y López Obrador "evitar la presencia en sus tomas de posesión, de Nicolás Maduro (presidente de Venezuela), condenado por la Justicia legítima venezolana e investigado por la Justicia Penal Internacional".

Desde el exilio el Tribunal Supremo de Venezuela también levantó la voz acerca de este tema y escribió al presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, para pedirle que rescinda una eventual invitación al presidente Nicolás Maduro a su toma de posesión, porque invitarlo sería una "grave ofensa" para el pueblo venezolano.

En una carta a la que Efe tuvo acceso, Miguel Ángel Martín, presidente de ese tribunal que se autocalifica de "legítimo", le adelanta a López Obrador que le han enviado copia de la recién publicada sentencia completa del juicio en ausencia celebrado este año contra el "señor Maduro" en Bogotá.

En agosto pasado, Maduro fue condenado en ese juicio a más de 18 años de cárcel por "corrupción propia y legitimación de capitales" en un caso vinculado al escándalo de la constructora Odebrecht.

En consecuencia, dice la carta, "conforme a la Constitución y las leyes de nuestro país, el señor Maduro Moros ha quedado formalmente destituido de su cargo de Presidente de la República".

Así mismo, desde Washington, el pasado mes de octubre el Gobierno estadounidense insistió en la necesidad de mantener, junto a otros países de la región, una campaña de "presión sostenida" para forzar al presidente venezolano, Nicolás Maduro, a "volver a la democracia", liberar a los "presos políticos" y permitir la entrada de ayuda humanitaria.

Un portavoz del Departamento de Estado, Robert Palladino, hizo esas declaraciones durante una rueda de prensa al ser preguntado sobre si Washington desea que el presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, tenga un papel más activo en las relaciones con el país caribeño.

Sin mencionar al nuevo mandatario brasileño, Palladino dijo: "Hay muchos países que son activos con nosotros, y es una clara mayoría y siempre hay más cosas que podemos hacer. Necesitamos aplicar una presión sostenida sobre el régimen de Maduro".

El portavoz explicó que esas acciones "son necesarias para un retorno a la democracia" y aliviar el "sufrimiento" del pueblo venezolano, que "necesita desesperadamente el acceso a ayuda humanitaria", una propuesta que Caracas interpreta como un intento de agresión por parte de Washington.

Palladino reiteró su petición para que el Gobierno de Maduro restaure la Constitución de 1999 y "respete los derechos humanos y la autoridad" de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento), controlada por la oposición desde 2016 y que el chavismo ha tratado de sustituir con la oficialista Asamblea Nacional Constituyente (ANC).

Fuente-EFE

Recommended for You