Header

 

La ayuda llega a Venezuela después del choque en puente fronterizo, Guaidó está en Bogotá

  • |
  • Lun, 25/02/2019 - 13:03
Venezuela
  • EFE

El amanecer llegó el domingo al puente Simón Bolívar, el principal paso fronterizo entre Colombia y Venezuela, en medio de una tensa e incierta calma después del enfrentamiento entre venezolanos, muchos de ellos gritando y pidiendo por la “libertad” de su país, quienes intentaban llevar ayuda humanitaria, mientras las autoridades recibían órdenes desde Caracas.

Por orden del presidente colombiano Iván Duque, el puente que une a la ciudad colombiana de Cúcuta con la venezolana de San Antonio del Táchira se cerró durante dos días mientras se evalúa el daño resultante del intento fallido de entrega de ayuda.

El área cerca del puente fue acordonada y está siendo custodiada por soldados colombianos, la policía y algunos miembros del escuadrón antidisturbios Esmad.

Además, el puente está siendo bloqueado en el lado venezolano por un camión cisterna, con varios hombres enmascarados desplegados en el área a lo largo del río Táchira en el lado colombiano.

La legisladora venezolana Gaby Arellano dijo el domingo que aún salía humo de los dos camiones de ayuda que fueron incendiados por la Policía Nacional Bolivariana.

El gobernador provincial del Norte de Santander, William Villamizar, dijo a los reporteros que esperaba que la situación se normalizara en los puntos fronterizos, pero que Colombia continuará cuidando a los venezolanos que no pueden regresar a su país.

La oposición venezolana, que no reconoce el nuevo período de seis años en que Nicolás Maduro inició el 10 de enero, dijo que el país está pasando por una "emergencia humanitaria compleja" y ha pedido a la comunidad internacional que ayude a enfrentarla.

Se esperaba que las donaciones de ayuda comenzaran a ser transportadas a Venezuela en medio de una enorme movilización ciudadana después de la presión ejercida por el líder opositor y autoproclamado presidente venezolano Juan Guaidó, pero el intento fue frustrado violentamente por las fuerzas militares y la policía de Maduro desde las ciudades fronterizas de Venezuela.

Los disturbios del sábado, como dijo el sábado por la tarde el ministro de Relaciones Exteriores de Colombia, Carlos Holmes Trujillo, dejaron 285 heridos, de los cuales 255 son venezolanos y 30 colombianos.

La mayoría de esas personas se vieron afectadas por gases lacrimógenos y por el uso de "armas no convencionales", como balas de goma, granadas aturdidoras y otras armas antidisturbios.

Mientras tanto, el domingo la vicepresidenta colombiana, Marta Lucía Ramírez, confirmó que más de 120 miembros del ejército venezolano desertaron después de la violencia del sábado.

"En un solo día, más de 120 oficiales, oficiales no comisionados y soldados de las FANB (Fuerzas Armadas Nacionales Bolivarianas) de Venezuela se colocaron, por orden de Juan Guaidó, en el camino constitucional para destituir al dictador (Maduro) que ocupa abusivamente Miraflores (palacio presidencial). El eslogan: Liberar al pueblo venezolano y devolverles la democracia", dijo Ramírez, quien acompañó a Duque en una gira dominical por los puentes fronterizos Francisco de Paula Santander y Simón Bolívar.

También el domingo, cuatro cónsules colombianos regresaron de Venezuela después de que el presidente colombiano Iván Duque les ordenara regresar a su tierra después de que Maduro decidiera romper "todas las relaciones" con el país vecino.

Migración Colombia, la autoridad de inmigración del país, informó sobre los retornos en un comunicado a las 11:22 am, indicando que los diplomáticos enviados a las ciudades venezolanas de San Cristóbal, San Antonio, Puerto Ayacucho y San Carlos del Zulia llegaron a través de diferentes puntos fronterizos.

Mientras tanto, el jefe de la comisión parlamentaria responsable de la ayuda humanitaria, Miguel Pizarro, dijo el domingo que unas 50 toneladas de ayuda ingresaron al país "a través de otras vías" después de haber sido bloqueadas en la frontera entre Brasil y Venezuela.

"La ayuda que se encontraban en la frontera estaba vigilada en sus centros de recolección, una parte de esa carga también ingresó por otras vías y durante la semana mostraremos parte de ese resultado y dónde se entregará la ayuda y quiénes serán los beneficiarios", dijo Pizarro en una rueda de prensa.

También el domingo, Guaidó llegó a Bogotá para participar en la conferencia del Grupo de Lima sobre la crisis venezolana.

"Estamos llegando a Bogotá hoy para asistir (el lunes) a la cumbre del Grupo de Lima con presidentes de la región y el vicepresidente de Estados Unidos (Mike Pence)", dijo Guaidó en el aeropuerto internacional El Dorado.

Guaidó también agradeció al ministro de Relaciones Exteriores de Colombia, Holmes Trujillo, quien lo recibió en el aeropuerto, por "todos los esfuerzos que ha hecho por sus hermanos venezolanos" y destacó el "liderazgo en favor de la democracia en la región" mostrado por el presidente colombiano, Iván Duque.

En Miami, un grupo de organizaciones de exiliados cubanos, venezolanos y nicaragüenses apoyaron públicamente la intervención militar internacional en Venezuela para garantizar que la ayuda humanitaria llegue a la gente.

Las organizaciones, que se reunieron en el ayuntamiento de Miami, expresaron su apoyo a la libertad de los tres países, así como al "juicio penal de Raúl Castro", afirmando que el expresidente cubano era, en gran parte, responsable de la situación en Venezuela.

El presidente del comité de supervisión de la Asamblea Nacional de Venezuela, Freddy Superlano, quien se encontraba en la ciudad fronteriza colombiana de Cúcuta para ayudar a supervisar los envíos de ayuda humanitaria a Venezuela, fue envenenado junto con su primo, Carlos Salinas, quien murió, dijo el domingo la oficina de prensa del legislador.

"En la ciudad de #cucuta congresista @Freddysuperlano y su primo Carlos Salinas fueron envenenados y Carlos murió, el congresista está estable, oremos por su rápida recuperación", dijeron los asesores de prensa del legislador en un mensaje de Twitter.

El partido Voluntad Popular (VP), del cual Superlano es miembro, dijo en un post en la misma red social que el legislador fue envenenado con escopolamina, un medicamento que se usa para tratar las náuseas y el mareo.

Salinas, quien también pertenecía a VP, "no toleró" la droga y "murió de envenenamiento".

VP, organización fundada por el líder opositor encarcelado Leopoldo López, es el partido de Guaidó, que se proclamó presidente interino el 23 de enero.

Alrededor de 50 países, entre ellos Brasil, Colombia y Estados Unidos, reconocen a Guaidó como el presidente interino de Venezuela, un país rico en petróleo que enfrenta una grave escasez de productos básicos y se ve afectado por la hiperinflación.

Superlano dijo el jueves pasado que planeaba viajar a Cúcuta para ayudar a supervisar los envíos de ayuda humanitaria.

El legislador ha investigado casos de corrupción relacionados con miembros de la administración de Maduro que se centraron en los sobornos del gigante de la construcción brasileño Odebrecht, el desvío de divisas y las irregularidades en el programa de alimentos subsidiados lanzado por el presidente.

El domingo, la Unión Europea denunció los intentos de impedir la entrega de ayuda humanitaria a una muy atribulada Venezuela y pidió a las fuerzas de seguridad del país latinoamericano que se abstuvieran del uso de la fuerza luego de enfrentamientos mortales en las fronteras con Brasil y Colombia.

La alta representante de la UE para asuntos exteriores y política de seguridad, Federica Mogherini, dijo en una declaración que las tensiones estaban aumentando en la nación como resultado de la negativa del régimen a "reconocer la emergencia humanitaria".

"Hacemos un fuerte llamado a los organismos de seguridad y de cumplimiento de la ley para que muestren moderación, eviten el uso de la fuerza y permitan la entrada de ayuda", declaró Mogherini.

Advirtió que un número cada vez mayor de ciudadanos venezolanos se ve afectado por el empeoramiento de las condiciones de vida debido a la "crisis multidimensional" que afecta al país.

Dijo que los informes de "disturbios, actos de violencia y un número creciente de víctimas, en particular en las zonas fronterizas" fueron "preocupantes".

"Repudiamos el uso de grupos armados irregulares para intimidar a civiles y legisladores que se han movilizado para distribuir asistencia", dijo la declaración de la UE

Fuente-EFE

 

Recommended for You