Header

 

Nicolás Maduro toma posesión en Venezuela ante un rechazo histórico

Nicolas Maduro
  • EFE

Este jueves 10 de enero se fijó como una fecha determinante en el mapa político de Suramérica, con la toma de posesión de Nicolás Maduro como presidente de Venezuela para el período comprendido entre 2019 y 2025. El rechazo a nivel mundial fue categórico y desde este momento, comienza un nuevo rumbo en la nación petrolera que está literalmente, caminando sobre la cornisa de la debacle o la salvación.

La ratificación en el cargo de Maduro, data de las elecciones presidenciales adelantadas en el mes de mayo del año pasado, que fueron catalogadas como fraudulentas luego de haber sido convocadas por parte de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), órgano paralelo a la Asamblea Nacional (AN) electa vía popular en diciembre de 2016.

Desde el pasado viernes los pronunciamientos que se han hecho a lo largo de todo un año, tomaron fuerza cuando el Grupo de Lima expresó su rotundo rechazo a la legitimación del mandatario venezolano como presidente del nuevo período. Este hecho cobró fuerza con la renovación de la línea dirigente de la AN, que nombró como nuevo presidente a Juan Guaidó.

Guaidó indicó que seguía en pie el desconocimiento a Nicolás Maduro a partir de este jueves, así como asumir el compromiso de tomar la dirigencia del país como la constitución lo establece en caso de un vacío de poder que estaría planteado según los argumentos planteados desde el bando detractor, tanto nacional como internacionalmente.

Ante la decisión de la AN, el tribunal Supremo de Justicia (TSJ) presidido por Maikel Moreno declaró al Parlamento en desacato, por lo que instó a Maduro a asumir el mandato en las instalaciones del palacio legislativo tal como sucedió. Esta acción, detonó una cadena de reacciones en el mundo en contra del denominado régimen venezolano.

En medio de enredos en el discurso protocolar, manifestaciones aisladas fuera de la capital de Venezuela y una alocución repetitiva por parte de Nicolás Maduro, se llevó a cabo en cadena de radio y televisión la investidura del criticado mandatario de esta nación y el primer rechazo llegó desde Paraguay.

Marbio Abdo Benítez, presidente paraguayo, salió de inmediato a declarar que dispuso el “el cierre de la embajada y el inmediato retiro del personal diplomático…solicito a los países del mundo a expresarse con hechos concretos a favor del pueblo venezolano". Por lo tanto, es oficial el quiebre de relaciones entre ambos países.

En Argentina, desde tempranas horas se pudo ver carteles con el mensaje “orden de desalojo” en la embajada venezolana, además de las acusaciones del dirigente gaucho en contra de Maduro, acusándolo de “Hacerse la víctima siendo el victimario”, vía twitter desde su cuenta personal.

Si bien el gruo de Lima conforma un grupo de países importantes en contra de la investidura de Nicolás Maduro, también la OEA levantó la voz y de forma contundente, luego de que con 19 votos a favor de 34 en total (6 en contra, 8 abstenciones y 1 ausencia), calificaran de ilegitimo este nombramiento y por ende, no reconocen al mandatario venezolano.

Esta medida fue calificada como golpe de estado por parte del viceministro venezolano para América del Norte, Samuel Moncada, que además calificó "la resolución presentada hoy es una insensatez jurídica, un abuso de poder, un crimen de agresión y un golpe de Estado, todo con el propósito de promover el caos y una intervención militar extranjera que destruiría no sólo la paz en Venezuela sino en toda la región".

La Unión Europea expresó por medio de la jefa de la diplomacia, Federica Mogherini, que lamenta “la juramentación que pasa por encima de la voluntad popular, que expresó claramente que debe respetarse la autonomía de la AN…el proceso electoral que permitiría esta toma de poder, no proporcionó las garantías necesarias para la celebración de elecciones integradoras y democráticas”.

Como en un acto de premonición, Nicolás Maduro tuvo palabras para el continente europeo en su alocución tras ser juramentado, indicando en una clara contradicción que en esta región eran bien vistos y hasta un chaleco amarillo francés llegó a recibir como obsequio, para tan solo un minuto después, acusar a todo este continente de racismo, abuso, esclavitud y atropello en contra de los ciudadanos venezolanos.

El último en manifestarse de manera individual fue Estados Unidos, que or medio de John Bolton, asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, indicó que desconoce al mandatariop recién juramentado y que elevarán la resión sobre los miembros del gobierno.

Por su lado, Mike Pompeo, secretario de Estado, subrayó en un comunicado paralelo que "es hora de que Venezuela comience un proceso de transición que pueda restaurar el orden democrático y constitucional a través de la celebración de elecciones justas y libres que respeten la voluntad del pueblo venezolano".

También el embajador de Estados Unidos ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Carlos Trujillo, aseguró que su país tiene "un compromiso" con el pueblo venezolano y aseguró que harán "todo lo posible" para que ese país "regrese a la democracia".

En declaraciones de los periodistas a la salida de la reunión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA en la que se acordó "no reconocer la legitimidad" el nuevo mandato de Nicolás Maduro, Trujillo destacó que la "mayoría de países en el hemisferio, incluyendo Haití", apoyaron "la democracia (y) los derechos humanos en Venezuela".

"Y lo están viendo actualmente en Caracas cuando ninguno de los países soberanos, democráticos, en el mundo están llegando a felicitar al dictador Nicolás Maduro", agregó.

Trujillo apuntó que Maduro "ha violado la Constitución" e indicó que las elecciones del 20 de mayo del año pasado, en las que resultó reelegido, no fueron reconocidas por "ningún grupo legítimo internacional"

De este modo, Washington se suma a la Unión Europea (UE) y al llamado Grupo de Lima, conformado por Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía, en repudio a la toma de posesión de Maduro.

Sin embargo la Secretaría General de la ONU aseguró hoy que va a seguir trabajando con el Gobierno de Venezuela durante el segundo mandato de Nicolás Maduro y recalcó que no es su tarea reconocer o no reconocer a jefes de Estado.

"Hemos visto las decisiones tomadas por un número de países. El secretario general, la Secretaría, no nos dedicamos a reconocer a jefes de Estado o a no reconocer a jefes de Estado", dijo el portavoz Stéphane Dujarric en su conferencia de prensa diaria.

Juan Guaidó, principal protagonista desde lo constitucional en todo este asunto al ser el presidente de la AN, esquivó la responsabilidad de asumir las riendas de la nación, indicando que para este viernes, convoca a un cabildo a cielo abierto en la sede de la ONU en Caracas a las 11 am hora venezolana, con la finalidad de “fijar la ruta de acción a tomar con respecto a Maduro”, así como un llamado a las Fuerzas Armadas de la nación para preservar la democracia del país.

Según la constitución de Venezuela, al presentarse el vacío de poder que alegó el propio Guaidó al juramentarse como presidente de la AN, es el dueño del cargo que ahora ostenta quien debe tomar el timón de la nación, para convocar elecciones en 30 días y restablecer el orden político dentro del territorio.

El Gobierno de Panamá no envió una representación a la investidura este jueves de Nicolás Maduro y analiza una nota de protesta enviada por Venezuela por su posición como parte del Grupo de Lima. Panamá forma parte del llamado Grupo de Lima y por eso "se está analizando" una respuesta de protesta de Venezuela referida a la posición del grupo, que no reconoce la reelección de Maduro, añadió la fuente a Acan-Efe .

Venezuela alertó este miércoles al Grupo de Lima que tomará "las más urgentes y crudas medidas diplomáticas" contra los países de este foro si no rectifican su postura con respecto al Gobierno de Nicolás Maduro, a quien le pidieron en su última declaración que no asuma un nuevo mandato de 6 años.

"Hoy se entregó a todos los gobiernos del 'cartel de Lima' esta nota de protesta diplomática, donde le exigimos una rectificación de sus posiciones sobre Venezuela en 48 horas o el Gobierno de Venezuela tomará las más urgentes y crudas medidas diplomáticas para la defensa de la integridad la soberanía", dijo Maduro en una rueda de prensa con medios internacionales.

El Gobierno venezolano entregó a través de su canciller, Jorge Arreaza, notas de protesta a 13 de los 14 países que conforman el Grupo de Lima, aunque el contenido de estas no fue divulgado.

El Grupo de Lima está integrado por Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía

Recommended for You