Header

 

Trump no tuvo oportunidad de ganar la pelea, comenzó retrocediendo frente a la Reserva Federal

  • |
  • Jue, 27/12/2018 - 17:23
Trump had no chance of winning fight he started with the Fed, backing down
  • EFE

Por Jeffry Bartash

El presidente de Estados Unidos ha golpeado a la Reserva Federal y a su cuidadosamente seleccionado presidente, Jay Powell, en repetidas ocasiones desde el verano por aumentar las tasas de interés, según un informe de Dow Jones Newswires disponible para EFE desde el jueves.

Wall Street aceptó en gran medida las críticas del presidente, hasta que Trump supuestamente pensó en serio despedir a Powell.

Y realmente lo pensó.

Un frenesí de especulaciones sobre la intención del presidente aceleró grandes ventas en los mercados de valores en los días previos a la Navidad.

El Promedio Industrial Dow Jones estaba en camino de registrar su peor pérdida desde el estallido de la Gran Recesión en 1931 hasta el fuerte repunte del miércoles.

La opinión entre los economistas e inversionistas podría estar dividida acerca de qué tan rápido y qué tan alto debería la Reserva Federal aumentar la tasa de interés de Estados Unidos, pero una cosa seguramente une a Wall Street: se debe permitir a la Reserva Federal hacer su trabajo sin interferencias políticas.

A raíz de estas enormes pérdidas, Trump ha realizado una retirada precipitada.

Sus dos principales asesores económicos, Kevin Hassett y Larry Kudlow, han declarado públicamente que el presidente no tiene intención de tomar ninguna acción contra Powell.

"El presidente ha manifestado diferencias políticas con Jay Powell, pero el trabajo de Powell es 100 por ciento seguro. El presidente no tiene intención de despedir a Jay Powell", dijo Hassett al Wall Street Journal, una publicación hermana de MarketWatch.

El cambio de opinión de la Casa Blanca ayudó a calmar los mercados el miércoles.

El Dow se disparó alrededor de 1,086 puntos después de un rally en la tarde.

Trump, por su parte, todavía insiste en que la Reserva Federal está elevando las tasas de interés demasiado rápido, pero ha atemperado su mensaje.

“Fíjense, la Reserva Federal está subiendo las tasas”, dijo Trump el día de Navidad, “¡porque a la economía le está yendo muy bien!” Y probablemente descubrirán el error en que incurren muy pronto”, sugirió el presidente.

El presidente no dijo nada sobre la Reserva Federal el miércoles, pero principalmente porque realizó una visita sorpresa a los soldados estadounidenses en Irak.

Seguro que encontrará allí una recepción más amable que la que recibiría en Wall Street.

Lo último que quieren los inversionistas es que la Casa Blanca o el Congreso hagan que la política monetaria se dispare.

Después de todo, la independencia es el sello distintivo de la banca central moderna.

Elimine eso y la política monetaria se deja a los caprichos de los políticos que ahora y siempre tienden a favorecer fuertemente al dinero fácil.

Esa es una receta para el desastre, como lo muestran repetidamente los países cuyos bancos carecen de independencia.

Incluso si Trump fuera lo suficientemente audaz como para intentarlo, es en extremo improbable que tenga éxito, dijo Dow Jones en un informe puesto a disposición de EFE.

Las leyes que gobiernan la Reserva Federal sugieren que su director solo puede ser despedido por comportamiento impropio, no por estar en desacuerdo con el presidente sobre el manejo de las tasas de interés.

Tampoco el presidente encontraría apoyo en el Congreso. A la mayoría de los legisladores les puede gustar el dinero fácil, pero no ha habido ningún apoyo para los ataques de Trump hacia Powell.

Y probablemente seguirá sin tener apoyo.

Los mercados financieros han expresado sus opiniones alto y claro.

Si hay una cosa que puede hacer que el “hombre de negocios ahora transformado en presidente” se eche para atrás es una recesión en Wall Street.

Trump no puede presumir más sobre un mercado de valores en alza a la luz de su reciente caída en desgracia.

Sin duda, la Reserva Federal no es ni debe ser inmune a las críticas.

La Reserva Federal ha sido acusada a menudo, y con razón, de contribuir al inicio de la recesión al colocar las tasas demasiado altas.

Sin embargo, la Reserva Federal se ha convertido en el banco central más poderoso e influyente del mundo precisamente porque los inversores de todo el mundo lo ven como una autoridad independiente.

Esa reputación podría perderse para siempre si el presidente pudiera derrotar a la Reserva Federal, en detrimento de la economía estadounidense por un largo periodo de tiempo.

Fuente-EFE

Recommended for You