Header

 

William Barr asegura que la investigación de trama rusa se llevará a cabo

William Barr
  • EFE

Desde que Michael Cohen ha mencionado la implicación de Donald Trump en la “Trama Rusa”, las acusaciones no cesan en contra del presidente y hace unos días se conoció que el propio FBI habría investigado por separado al presidente de Estados Unidos por este tema.

Donald Trump aseguró en su momento que esta investigación es una vergüenza y una auténtica “Cacería de brujas” en su contra, ya que asegura, como recalcó hace pocos día, que “jamás he trabajado para Rusia, es una idea absurda”. Incluso, en este momento es víctima casualmente de las acusaciones que le hizo a quien fuera su contrincante en 2016 en la carrera presidencial, Hilary Clinton.

Entre selfies de desnudos y acusaciones de espionaje, la seguridad nacional se vio envuelta en una amenaza, al menos lo consideró la parte acusadora de esta manera, acusación que se consideró como ridícula desde la defensa del caso en todo este proceso investigativo.

 Anastasia Vashukévich, es parte de esta investigación, la modelo bielorrusa que estuvo en prisión en Tailandia por dictar cursos de “entrenamiento sexual” y que desde prisión, indicó tener información valiosa sobre la acusación que se centra en la campaña electoral de 2016. Al estar tan ligada a altas esferas de poder en lo político, esta modelo no fue tomada en cuenta y está en proceso de volver a su país deportada y sin el asilo solicitado en Estados Unidos.

Otro nombre y con especial importancia recientemente, es el de Wiliam Barr, profesional propuesto por Donald Trump para el cargo de Fiscal General. En una reciente comparecencia ante el Senado aseguró que bajo su vigilancia, “el trabajo de Bob Mueller podrá finalizar con tranquilidad” ya que además considera “muy importante resolver este asunto, igual que informar a todos los interesados de cada detalle”.

Barr indicó que “Creo que estoy en una posición en la vida en que la que puedo hacer lo correcto y realmente no pensar en las consecuencias (…) No voy a hacer nada que no sea lo correcto y no seré intimidado para hacer algo que crea que es incorrecto”, según declaraciones recogidas por el diario La República.

Aprovechó para recordar que si algún país puede ser enemigo de Estados Unidos, es China, ya que Rusia “no está sino a la mitad, tal vez, del alcance su alcance económico (en referencia al país asiático)”, al mismo tiempo que apoyó la construcción del muro fronterizo para separar a México.

En medio de este problema con Rusia, la subsecretaria de Estado para el Control de Armas y la Seguridad Internacional, Andrea Thompson, afirmó que el Gobierno norteamericano está preparado para el 2 de febrero "suspender" el tratado suscrito con Rusia para la eliminación de misiles nucleares de medio y corto alcance (INF).

En una rueda de prensa telefónica, Thompson explicó que la "suspensión" permitiría a EE.UU. iniciar la investigación y desarrollo de misiles prohibidos por el pacto; pero no implicaría la salida formal de Washington del citado tratado, firmado en 1987.

De hecho, con la "suspensión" del INF el 2 de febrero, el Gobierno daría inicio al proceso de seis meses que es necesario para su retirada formal del tratado, detalló Thompson.

El 4 de diciembre, ya anunció que en 60 días iniciaría el proceso para salir del INF, el primer tratado de desarme sellado durante la Guerra Fría por Washington y Moscú y que sirvió para inaugurar una nueva era de reducción del arsenal nuclear.

Ayer martes, Thompson lideró la delegación que se reunió en Ginebra con representantes rusos, encabezados por el viceministro de Exteriores Serguéi Riabkov, para intentar salvar el pacto. "No hubo ningún nuevo avance ayer con Rusia", afirmó Thompson, quien dijo que "no hay ninguna indicación" de que el Kremlin vaya a a elegir "cumplir" con el tratado.

Thompson insistió en que Moscú lleva años violando el acuerdo e insistió en que el Ejecutivo ruso debe ofrecer evidencias "verificables" para demostrar que está cumpliendo con el pacto y, de esa forma, evitar que Washington dé el paso de "suspender" sus obligaciones bajo el tratado.

A pesar del fracaso del encuentro reciente, Thompson aseguró que mantiene "la puerta abierta" para negociar; aunque por el momento no está prevista ninguna otra reunión con representantes rusos. En un tono similar, el presidente de Rusia, Vladímir Putin, aseguró hoy que se mantiene "abierto al diálogo" sobre el pacto.

Washington y Moscú se acusan mutuamente de violar el citado acuerdo, que prohíbe a los dos países signatarios fabricar, desplegar o realizar pruebas de misiles de corto alcance (500-1.000 kilómetros) y de medio alcance (1.000-5.500 kilómetros).

En octubre, el presidente Donald Trump anunció que su país abandonaría el pacto debido a las violaciones por parte del Kremlin, lo que provocó la alerta de aliados europeos porque temen una competición nuclear entre Moscú y Washington con Europa en el medio. Rusia y EE.UU. tienen el 90 % de las armas nucleares del planeta.

Fuente-EFE

Recommended for You