Header

 

Los investigadores encuentran evidencia adicional que relaciona las bacterias intestinales con la depresión clínica

  • |
  • Vie, 08/02/2019 - 15:34
Researchers find further evidence linking gut bacteria to clinical depression
  • leuvenmindgate.be

Un equipo de microbiólogos descubrió nuevas pruebas que fortalecen los vínculos entre las bacterias intestinales y los problemas de salud mental, como la depresión clínica, después de realizar el primer estudio a nivel de población que aborda este tema, el cual se publicó el lunes.

El equipo del instituto de investigación belga VIB-KU Leuven, dirigido por Jeroen Raes, señala en el trabajo "El potencial neuroactivo de la microbiótica intestinal humana en la calidad de vida y la depresión" publicado en la prestigiosa revista científica Nature Microbiology que se encontró que dos géneros de bacterias intestinales se agotaban constantemente en individuos con depresión, independientemente del tratamiento antidepresivo.

"La relación entre el metabolismo microbiano intestinal y la salud mental es un tema controvertido en la investigación de microbiomas", explicó Raes. "La idea de que los metabolitos microbianos pueden interactuar con nuestro cerebro, y por lo tanto el comportamiento y los sentimientos, es intrigante, pero la comunicación entre microbioma y cerebro se ha explorado principalmente en modelos animales, con la investigación humana a la zaga".

"En nuestro estudio a nivel de población, identificamos varios grupos de bacterias que co-variaban con la depresión humana y la calidad de vida en todas las poblaciones", agregó, en referencia a las bacterias Coprococcus y Dialister que el estudio encontró reducidas en sujetos con depresión.

Además, el equipo observó una correlación positiva entre la calidad de vida y la capacidad potencial del microbioma intestinal para sintetizar el ácido 3,4-dihidroxifenilacético, un producto de degradación del neurotransmisor dopamina, que desempeña un papel clave en la motivación-comportamiento del cerebro humano.

"Muchos compuestos neuroactivos se producen en el intestino humano", dijo la investigadora Mireia Valles-Colomer. "Queríamos ver qué microbios intestinales podrían participar en la producción, degradación o modificación de estas moléculas".

"Por ejemplo, encontramos que la capacidad de los microorganismos para producir DOPAC, un metabolito del neurotransmisor humano dopamina, se asoció con una mejor calidad de vida mental", agregó.

Para obtener los datos, los autores utilizaron la secuenciación de ADN para analizar la microbiótica en las heces de 1.054 personas inscritas en el llamado Proyecto de Flora Intestinal.

Los resultados se validaron en una cohorte independiente de 1.063 individuos del proyecto holandés LifeLines DEEP, así como en una cohorte de pacientes clínicamente deprimidos en los hospitales universitarios de la ciudad flamenca de Lovaina.

Alrededor del dos por ciento del peso corporal de los humanos adultos corresponde a bacterias, y muchas de ellas están localizadas en el intestino, lo que significa que cualquier desequilibrio en esa parte del cuerpo puede causar enfermedades complejas y enfermedades como alergias, obesidad o síndrome del intestino irritable.

Fuente-EFE

Recommended for You