Header

 

Panameños recuerdan a sus héroes en la lucha por la soberanía ante EE.UU.

  • |
  • Jue, 10/01/2019 - 08:38
Panamanians remember their heroes in the struggle for sovereignty before the United States
  • @PresidenciaPma

Maritza Alabarca cumpliría 55 años en 2019, pero solo vivió 6 meses y 18 días producto de la intoxicación por gases lacrimógenos lanzados el 9 de enero de 1964 por tropas estadounidenses contra la población que reclamaba respeto a la soberanía nacional, por eso es honrada como héroe en Panamá.

El presidente panameño, Juan Carlos Varela, encabezó este miércoles el homenaje, por décimo año consecutivo, a los 21 compatriotas, incluida Maritza, muertos en los choques que el 9 de enero de 1964 estallaron en Ciudad de Panamá y se prolongaron a la ciudad atlántica de Colón, por exigir que se izara la bandera nacional en la antigua Zona del Canal.

Varela, presidente desde 2014 y vicepresidente entre 2009 y 2014, recordó hoy ante el monumento a los mártires caídos que se propuso "dignificar" la efeméride que "cambió la historia" de Panamá, pues obligó a Estados Unidos a renunciar al concepto de "perpetuidad" que esgrimía era su derecho sobre el Canal de Panamá.

Jóvenes estudiantes del emblemático Instituto Nacional marcharon en la mañana de ese 9 de enero a la escuela secundaria de Balboa, a exigir se izara la bandera de Panamá junto a la estadounidense, conforme lo convenido por ambos gobiernos, pero esa iniciativa fue respondida con violencia por los colegiales norteamericanos.

A ellos se sumaron los policías y militares estadounidenses, lo que desató una refriega hasta el 12 de enero y que el entonces presidente panameño, Roberto Chiari, rompiera relaciones con EE.UU.

Maritza, nacida en Colón el 22 de junio de 1963, es la más pequeña de las 21 víctimas mortales -tres colonenses-, las otras 18 fallecieron en la capital panameña.

El primer caído fue Ascanio Arosemena, un joven cruzrojista de 20 años que ayudaba a retirar heridos de la refriega y cayó víctima de un disparo.

Los historiadores refieren que desde el mismo 18 de noviembre de 1903, cuando se firmó el Tratado Hay-Bunau Varilla, entre Estados Unidos y el francés Philipe Bunau Varilla a nombre de los panameños, surgió el rechazó ciudadano al concepto de perpetuidad sobre la franja donde se construyó el canal interoceánico.

Ese tratado "que ningún panameño firmó", según lo manifestó el general y dictador Omar Torrijos cuando refrendó con el presidente estadounidense Jimmy Carter en 1977 el documento que lo sustituyó, se suscribió 15 días después que se declaró la separación de Panamá de Colombia.

El servicio que hicieron a la patria los mártires "debe ser recordado para ver de donde venimos, donde estamos y hacia donde vamos", dijo Varela a los periodistas tras el homenaje al pie del monumento en su honor levantado en el mismo lugar en el que estaba el asta de la bandera donde se desataron los enfrentamientos.

Esos "hombres y mujeres nos dieron el Panamá libre y soberano que tenemos hoy", apuntó el gobernante.

La fecha, que es de asueto por duelo nacional, fue recordada por varios sobrevivientes de los alrededor de 500 heridos que dejaron los enfrentamientos, sindicatos, organizaciones estudiantiles, partidos políticos y familiares de los caídos, en sendos actos desarrollados en la Universidad de Panamá, el Instituto Nacional y los cementerios donde están sepultados los héroes.

El 31 de diciembre de 1999 Panamá recibió el control total del canal interoceánico y se puso fin al enclave colonial y militar que Estados Unidos ostentó entre 1904 y esa fecha, gracias a los tratados que en 1977 firmaron Torrijos y Carter, fruto de la lucha de 1964.

Fuente-EFE

Recommended for You