Header

 

UE y BID apoyan a Panamá en el primer censo penitenciario del país

Carceles Panama
  • EFE

Con el apoyo la Unión Europea (UE) y la asistencia técnica del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el gobierno de Panamá está realizando el primer censo penitenciario en el país.

La medida surge como respuesta al hacinamiento, a deterioradas condiciones higiénicas y a la escasez de recursos dentro de los cárceles del país. El censo se realizará a 16 mil reos quienes deberán responder los cuestionarios facilitados por el personal del Ministerios de Gobierno y Seguridad y La Contraloría General de la República.

La ministra de Gobierno, María Luisa Navarro, catalogó esta iniciativa gubernamental como un hecho inédito e histórico cuyo objetivo “es obtener información estadística que nos permita identificar las principales características socio demográficas y criminales de la sociedad adulta, así como los aspectos relacionados con su vida en reclusión", afirmó a la agencia EFE.

El instrumento técnico que está siendo aplicado desde el pasado martes, consta de 125 preguntas en las que se abarca la vida personal del recluso, su nivel educativo, condiciones de vida del núcleo familiar y su estado de salud.

El proyecto está diseñado para ser aplicado en los 15 centros de privativa de libertad que tiene el país durante los próximos seis meses, tiempo estipulado para su finalización. La Ministra de Gobierno puntualizó que este tipo de programas gubernamentales son fundamentales para el país por la cantidad y calidad de datos que irá recolectando y sobre todo, por la claridad que aportan para diseñar políticas públicas adecuadas a la rehabilitación e inserción social de los detenidos. "Solo con información confiable y útil podemos diseñar las políticas públicas que nuestro país necesita".

La cárcel Nueva Jota, ubicada a 40 kilómetros de de la capital panameña, fue el centro penitenciario seleccionado para arrancar por sus características físicas y el número de presos en su interiorSegún las estadísticas oficialesde los 16 mil presos que hay en Panamá, 9600 se encuentran recluidos entre la Joya y la Joyita.

Ambos centros, han sido fuertemente criticados tanto en Panamá como en el exterior. En el año 2011 Defensoría del Pueblo emitió un informe titulado “Una Mirada al sistema penitenciario panameño”. El documento dejó en evidencia, desde entonces, la proliferación de enfermedades, malas condiciones higiénicas y deficiencias en la infraestructura.

Otro dato que sirve para dar relevancia al problema, es lo expresado por el Defensor del Pueblo de España durante el año 2013, quien hizo alusión a la poca garantía que tenían los reos para lograr asistencia médica.

De acuerdo al portal prison-insider.com, en mayo de 2015, el Gobierno de Panamá reconoció  que la construcción de nuevos centros de reclusión no solventaría la problemática dado el déficit de personal especializado en temas penitenciarios sin embargo, justificaron las remodelaciones a las infraestructuras existentes en pro del bienestar de los reos.

Recommended for You