Header

 

Dietilenglicol: "El jarabe de la muerte" a punto de prescribir

  • |
  • Mar, 27/03/2018 - 08:35
Url youtube

Tras 12 años de conocerse el caso de envenenamiento masivo por dietilenglicol, el más grande del mundo, los afectados aún claman por justicia.  Panamá Today conversó con Holanda Hernández quien junto a tres de sus familiares forman parte de la lista de personas que fue víctima del medicamento que fue distribuido por la Caja del Seguro Social (CSS) en gran parte de la geografía panameña.

Hernández cuenta que pudo sobrevivir milagrosamente aunque perdió la vesícula, “los efectos en mi fueron inmediatos. Mostré síntomas de la intoxicación en el año 2006 porque el expectorante sin azúcar que se me recetó venía concentrado.Produjo un efecto de una vez en mi organismo, los médicos omitieron la información y por eso yo estoy demandando. En 2006 no fueron capaces de decirme que era víctima de un envenenamiento masivo sino que esperaron dos años para notificarme”.

En el año 2003 la empresa Medicom S.A. importó glicerina para atender un pedido de la Caja del Seguro Social. El producto fue exportado de China a España y luego enviado a Panamá. Fue en 2006 cuando se determinó que el producto no era apto para el consumo humano y además contenía dietilenglicol. El compuesto fue utilizado en una mezcla para un expectorante sin azúcar.

“Solo se llamaron a 100 personas en el 2007 para reconocerlas como víctimas de un envenenamiento masivo. Se omitieron pruebas, recetas, las investigaciones fueron viciadas”, dijo Hernández.

“Hay un estimado de 3.272 personas reconocidas por la Procuraduría. Aún se mantiene reserva por parte de la Caja del Seguro Social y Ministerio de Salud”, según la afectada. Desde el año 2009 una Unidad Especial de la Fiscalía se encargaba de los casos sin embargo desde septiembre de 2017 paso a manos de la Fiscalía de Descarga Metropolitana.

El exdirector de la CSS, René Luciani, es uno de los detenidos en este caso, cumple una condena de 18 meses. A pocos días de la prescripción del caso, los afectados también han introducido una demanda contra el Estado por daños y perjuicios. “El caso esta a punto de prescribir el 11 de abril. No debería haber una prescripción porque hay un montón de personas que están en estudio o no certificados. Si no tienen un estatus para demandar no pueden demanda. Además que por el número de pacientes afectados esto se considera como un crimen de lesa humanidad. Estamos tratando de elevar esto a crimen de lesa humanidad. Tenemos que agotar todas las vías dentro de Panamá”, expresó Holanda Hernández.

Considera que no han recibido la debida atención por parte de los entes gubernamentales. “Hay mucho engaño a través de los diferentes gobiernos. Solo hubo algo de reconocimiento por parte del Gobierno anterior. Este Gobierno ha negado toda forma de dialogo, se ha engañado a la población diciendo que con una plaza de trabajo van a solucionar nuestros problemas, que nos van a dar los medicamentos, que no demandemos, que nos van a dar mil dolares.”, dijo la mujer que forma parte de las víctimas del envenenamiento masivo.

Más de 200 mil unidades del jarabe fueron distribuidas en todo el territorio panameño sin embargo existen dudas sobre la cantidad real de personas afectadas. Cifras oficiales estiman en 1200 la cantidad de personas víctimas del “jarabe de la muerte”. Esa cantidad es la que hoy recibe una pensión vitalicia. Los activistas que defienden los derechos de los afectados consideran que el número es mucho mayor, tanto de personas que aún viven como de personas fallecidas producto del envenenamiento masivo.

Recommended for You